adolescencia masculina

Adolescencia en el hombre – Etapas de Vida

Imprimir Post

La adolescencia masculina es un periodo de transición que genera bastante crisis en el desarrollo, es uno de los momentos donde se genera el primer duelo, donde el niño tiene que abandonar su rol de infante para enfrentar las primeras expectativas de la vida adulta.

Hay presente muchos conflictos y muchos cambios, pues tiene que aprender nuevos roles, tiene que desarrollar nuevas estrategias, aprender a usar sus nuevas habilidades intelectuales y cognitivas.

El cerebro de hecho profundiza en sus habilidades y comienza a experimentar todo el tema del pensamiento abstracto, la asociación y para colmo aparecen los desniveles hormonales, el cambio físico, los cambios de interacción, la dinámica en el grupo.

Te puede interesar: adolescencia femenina

Es una etapa maravillosa, pero que asume muchos desafíos, y el manejo que tenga la familia y la sociedad sin duda tiene un impacto importante.Lic. Michelle Lizardo

Características de la adolescencia masculina

¿Cuáles son esos cambios que ocurren durante esta etapa?
Esta etapa se suele definir por los cambios físicos y los cambios intelectuales.

Cuando hablo de los cambios intelectuales me refiero a las habilidades cognitivas que es la capacidad que tiene ya el joven de asumir nuevos retos intelectuales, asumir más, mayor memoria, mayor capacidad de análisis crítico, mayor capacidad de asociación.

En los cambios físicos se presenta todo el cambio de la aparición del vello, la barba, el cambio de voz, los cambios hormonales, aparecen intereses sexuales, aparecen los famosos sueños húmedos, las erecciones matutinas.

En términos de relación y vínculo se suele mal interpretar la adolescencia como desafío, desobediencia, cuando simplemente es el joven tratando de generar su propia identidad y cuestionando el entorno, porque es el primer momento donde el joven tiene la oportunidad de cuestionar ese razonamiento que se le estuvo dando durante toda su infancia.

En términos vinculares ya parece más importante la relación con los iguales, con los amigos, sobre todo los varones tienen una especie de lealtad entre su grupo masculino, buscando y llamando la atención de manera consciente hacia las chicas.

Mostrándose mucho más viriles, mucho más marcado en su interés, en su forma, buscan asociarse a temas de interés, por ejemplo: música, deporte, video juego; buscando ya lo que es su propia identidad a través de los iguales, dejando un poquito de lado la vida familiar.

¿Qué comprende la complejidad interna de la adolescencia masculina?
La complejidad interna de la adolescencia masculina viene comprendida más por ese choque del proceso emocional, ya que culturalmente no se desarrolla mucho en la figura masculina el tema emocional o el contacto con las emociones.  

Entonces ese momento de complejidad interna tiene que ver con la madurez emocional que es una de las inteligencias que se desarrolla cuando el joven afronta ese conflicto de emociones que se puede dar tanto por la diferencia en el vínculo, por la diferencia en los intereses, pues surge como un torrente de emociones.   

Imagínatelo como un globo de nieve que se sacude y hay que esperar que esa marea de emociones baje para poder ayudar al joven a comprender todo esto.  

Por esto desde el punto de vista de cambio interno tiene mucho que ver con la comprensión de la etapa desde los cambios tanto cognitivos, como hormonales, fisiológicos, psicológicos y vinculares, para que el adulto en el entorno pueda ayudar a que esa nieve caiga nuevamente, para que el joven pueda comprender con el razonamiento crítico y la posibilidad de asociación, abstracción, memoria, razonamiento que está en él.  

Así el adolescente podrá comprender lo que está viviendo, lo que está sintiendo y lo que se le está exigiendo y por qué.

¿Cuáles características describen al adolescente?
En términos generales:

Su necesidad de vincularse con los iguales, su necesidad de comprender el entorno, aprender a marcar lo que para él es una norma

Capacidad de cuestionamiento, esa impulsividad, esa visión de túnel de lo que yo pienso será siempre así, unas expectativas quizás arrogantes y sobredimensionadas de sus propias habilidades, ese cambio de humor tan marcado donde de repente la vida no tiene sentido, nada vale la pena; y de repente yo soy el mejor de todos, yo soy el más chulo.  

En términos individuales, en términos muy internos, cada adolescente es diferente, tiene su propia esencia, sus propias características de personalidad, las respuestas a su crianza, el ambiente al que se expone, el nivel socio cultural, todos esos factores inciden en la vida del adolescente.  

Es una de las etapas más críticas, porque es el momento donde el adolescente pierde al niño y pierde toda la fantasía, donde él fue criado para afrontar una realidad que está nublada por un sin número de elementos externos como la crianza, la cultura, lo que ven en redes sociales, lo que me gusta, lo que le gusta a mi amiga, lo que le gusta a mi mamá, lo que mi mamá quiere, o sea, son muchos factores que entran en juego para que él decida con qué se queda.  

De ahí la importancia de un sistema familiar sano, de un adulto modelo sano, de unos maestros que promuevan seguridad y de un ambiente cultural que promueva valores.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de las expectativas del adolescente?
Cuando hablamos de las expectativas del adolescente de cara a la vida adulta versus la infancia, nos referimos a ese momento en que el infante tiene que dejar de lado todo lo que creía que era, el duelo de que esa mamá que tiene y que él pensaba que era una súper héroe y ese papá que tenía sobrevalorado de repente son seres humanos comunes y corrientes, que se equivocan, que tienen fallas.

Donde cuando era niño pensaba que iba a ser cantante y ahora descubre que tiene una voz fatal y que no hay forma de que cante, versus esas expectativas de la vida adulta, esa visión sobredimensionada o que de repente se vuelve una visión muy pobre, porque en su infancia hubo trauma, en su infancia hubo mal trato y no es capaz de visualizarse con éxito; o todo lo contrario, se está viendo súper exitoso, el dueño del mundo, sin cometer ningún error, dispuesto a conseguir la beca que quiere.

Entonces en ese proceso se necesita mucha orientación para el adolescente, para que logre hacer un análisis profundo y razonable sobre lo que fue su infancia y sanar cualquier trauma que tenga y comprender cualquier idea de la infancia que no queda clara o cualquier expectativa no cumplida, hacer la paz con eso.

Poder comprender cuáles son las habilidades actuales, analizar cuáles son las debilidades, las fortalezas, y las capacidades que tiene para ir alcanzando esas metas a corto plazo, pero de manera consciente, no pensar que se va a graduar de bachillerato y de ahí va a Hollywood a ganar el primer “Premio Oscar” como latino. O sea, lo que se tiene que hacer para llegar hasta eso hay que irlo viendo poco a poco.

Hablemos de las necesidades del adolescente masculino

La necesidad más predominante en el adolescente masculino es esa necesidad de vínculo con sus iguales, esa necesidad de lealtad, obviamente viene ese despertar sexual muchísimo más marcado que en las chicas, esa necesidad de identificar cuáles son mis intereses, de probar, de conocer mi cuerpo, de canalizar ese exceso de energía que es genuinamente una respuesta fisiológica.

Pero la mayor necesidad del varón es ese reconocimiento de él cómo un ser humano, capaz, diferenciado de su familia; y es en ese momento donde se vuelve “rebelde”, porque es ese momento donde confronta a esos padres, pero es una búsqueda de identidad para retar y definir quien yo soy y quien yo quiero ser.

En términos sociales es el vínculo con los iguales, ese reconocimiento dependiendo de la identidad sexual, esas son las dos características más básicas.

¿Cuáles serían las recomendaciones para el manejo del adolescente masculino?

La recomendación más importante para la adolescencia es el contar con esos adultos de referente, me refiero a que haya un adulto sano, capaz de comprender y valorar a ese joven en su propia crisis, que sea capaz de ser un ejemplo coherente con todo lo que haga como adulto.

Un entorno familiar que sea permisivo en términos de aceptación, no permisivo en salidas, sino en aceptar ese propio rejuego con la identidad.

Un entorno familiar que sea permisivo en términos de aceptación, no permisivo en salidas, sino en aceptar ese propio rejuego con la identidad.
  • Por ejemplo, si el joven un día llega con los cabellos mamei, los padres deben comprender que está pasando por un periodo de cambio, de experimentación, no que se critique o castigue de manera continua.
  • Es súper importante la presencia de un adulto coherente, ya que la conducta es el modelo, dice un filósofo famoso que: “los niños siempre fallan en escuchar a los adultos, pero nunca fallan en copiar a los adultos”.
  • Los adultos deben ser consecuentes, todo lo que exigen, deben de darlo; si exigen que este joven llegue a tiempo de una fiesta, no pueden los adultos llegar los fines de semana fuera de hora y en mal estado; si piden que no mientan , no pueden mentir o pedirles que mientan por ellos.
  • Una recomendación básica para los padres en esta etapa es que hablen menos y actúen más, se debe predicar con el ejemplo más que hablar tanto, es más palabra acción, que palabra, palabra, palabra.

Ya se sembró en la infancia un sin número de ejemplos, historias, reclamaciones, límites; hay que dejar que el adolescente experimente para que pueda comenzar a sentirse útil. Se requiere de un entorno con valores y disciplinas muy bien establecidas; límites claros, no en función del estado de ánimo, sino cuando es sí es sí y cuando es no es no.

Lic. Michelle Lizardo
Psicóloga clínica, especialista infanto juvenil
Intervención en crisis y trauma
Intervención en psicoterapia en la Universidad de Salamanca y Unibe
Especialidad en terapia cognitiva-conductual tanto para niños como adultos