Etapa de Preconcepción | Etapas de Vida | Referencia Laboratorio Clínico
etapa de preconcepción

Etapa de Preconcepción – Etapas de Vida

Imprimir Post
La etapa de preconcepción es el intervalo de tiempo que abarca a todas las mujeres en edad reproductiva que son sexualmente activas, por lo cual pueden quedar embarazadas.

¿Cuándo inicia la etapa de preconcepción?

La señal de que la edad reproductiva ha iniciado en una joven es a partir de cuando comienza a ver la menstruación. Y el momento que marca su final es la menopausia. De modo que todas las mujeres en edad reproductiva que tienen relaciones sexuales se deben considerar dentro del período preconceptual.

Muchas mujeres acuden a una consulta preconceptual con su ginecobstetra o con su médico de cabecera, lo cual es ideal porque es una oportunidad muy apropiada de identificar enfermedades, condiciones o conductas de la paciente, que pudieran poner en riesgo su salud y la de su bebé.

Por ejemplo, una paciente que tiene hipotiroidismo y no ha recibido el diagnóstico previamente, puede tener síntomas de la condición, se puede identificar y manejar de modo de que cuando ocurra la concepción del bebé su hipotiroidismo esté bajo control para que se obtengan los mejores resultados posibles durante su embarazo.

Antes de buscar un bebé lo más importante es saber que estamos en un estado físico, emocional y médico apto para la gestación.

A veces hay que inclusive considerar el factor económico, ya que muchas parejas esperan para buscar un bebé hasta que sientan que pueden cubrir los costos que se suman cuando crece la familia.

En un mundo ideal, las mujeres deberían tener sus hijos antes de los 35 años, porque a partir de esta edad suceden un mayor número de complicaciones tanto para quedar embarazada, como para la salud del bebé y de la madre.
Uno de los consejos que se les brinda a las pacientes que desean buscar embarazo es limitar su consumo de cafeínaDra. Elisa Fernández de Scheker
Estar seguras que están vacunadas contra enfermedades que pudieran afectarle a ella y a su bebé, además de asegurarse de que eviten exposiciones al cigarrillo y al alcohol desde que experimenten su primera falta menstrual.

Es importante recalcar que ser fumador pasivo, es decir, que su pareja fume dentro o fuera de la misma habitación también es peligroso para la futura madre. El momento preconceptual es ideal para propiciar que ambos miembros de la pareja dejen de fumar.

¿Por qué debo realizarme análisis de laboratorio?

Análisis de laboratorio
Los análisis de laboratorio que el médico indicará van dirigidos a identificar condiciones de acuerdo a los factores de riesgo individualizados de la paciente. De rutina es buena idea revisar los niveles de anticuerpos contra la rubeola en sangre, ya que si la paciente no está inmunizada debe esperar a vacunarse contra esta enfermedad viral.
La rubeola
Es una enfermedad típica de la niñez que se manifiesta con una erupción de la piel y fiebre. Si una mujer embarazada no inmune se expone a la rubeola su bebé puede nacer con problemas graves como sordera y ceguera. Esto puede ser evitado muy fácilmente vacunándose contra la rubeola antes de salir embarazada y esperando 3 meses para concebir porque se trata de una vacuna de virus vivo atenuado.
Otras pruebas
En adición, cualquier enfermedad que pueda tener un impacto en el embarazo, como las pruebas de enfermedades de transmisión sexual (sífilis, herpes genital, HIV, hepatitis B y C) deben ser investigadas y controladas para disminuir la probabilidad de transmisión al bebé durante la gestación.

Así mismo, si una paciente recientemente ha experimentado aumento de peso y tiene otros síntomas como cansancio y constipación, su presentación sugiere que pudiera tener una patología de tiroides, entonces hay que ordenar pruebas del funcionamiento de esta glándula. De modo que los análisis de laboratorio siempre dependen del cuadro clínico que la paciente presente al momento de su cita con el doctor.

Como mencionaba anteriormente, las pruebas de laboratorio son individualizadas de acuerdo a los hallazgos de la historia clínica y el examen físico. Si una paciente ha tenido varias parejas sexuales previamente, entonces es importante que se indiquen pruebas adicionales de enfermedades de transmisión sexual, como por ejemplo gonorrea y clamidia, ya que éstas infecciones pudieran tener un impacto en su capacidad de quedar embarazada.

Otros factores a evaluar en la etapa de preconcepción

El nivel socio-económico de las parejas influye en las posibilidades de que la mujer acuda a una consulta prenatal. Para las parejas con recursos económicos limitados es más difícil que vayan a una consulta antes de buscar embarazo.

Esta situación es un problema de la accesibilidad de nuestro sistema de salud, el nivel educativo de la pareja, entre otros factores. En nuestro país a nivel de centros de salud públicos, usualmente hay barreras para obtener una cita oportuna para recibir consejería del médico antes de embarazarse.

De hecho, la mayoría de los embarazos en parejas de los estratos sociales más bajos suceden de manera no planificada, por eso vemos tantos embarazos en adolescentes que no han tenido la oportunidad de recibir orientación sexual y anticonceptiva en la escuela ni en el consultorio del médico.

Estas oportunidades de mejora para la atención de salud que reciben las mujeres en nuestro país constituyen un reto a ser asumido por todos los ginecólogos obstetras, con el apoyo local de las diversas Sociedades especializadas en la salud de la mujer, el ministerio de salud y las políticas de gobierno que diseñen estrategias adaptadas a nuestra realidad.

Dra. Elisa Fernández de Scheker, Ginecóloga Obstetra
Miembro de la Sociedad Dominicana de Obstetricia y Ginecología (SDOG)
Fellow del Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (ACOG)
Chair de la Sección Dominicana de ACOG

referencia laboratorio clinico

Pruebas Clínicas Asociadas
 Hipotiroidismo

El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología sostiene que la evidencia todavía es insuficiente para el screening universal de hipertiroidismo y recomienda realizarlo si hay síntomas, o en pacientes con historia previa de enfermedad tiroidea u otras condiciones médicas asociadas con enfermedad tiroidea.

El hipotiroidismo refleja una glándula tiroides hipoactiva. El hipotiroidismo significa que la glándula tiroides no es capaz de producir suficiente hormona tiroidea para mantener el cuerpo funcionando de manera normal. Las personas hipotiroideas tienen muy poca hormona tiroidea en la sangre.

El diagnóstico de hipotiroidismo será confirmado con pruebas de laboratorio que miden la cantidad de hormonas tiroideas en la sangre:

Tiroxina (T4)

Hormona estimulante de la tiroides (TSH)

Leer más en:  https://www.thyroid.org/hipotiroidismo/

PRUEBAS DE LABORATORIO:

RUBEOLA IgM IgG.

La rubéola es una infección vírica leve que se caracteriza por fiebre y una erupción cutánea que suele durar de 2 a 3 días. La infección es altamente contagiosa si bien puede prevenirse con una vacuna. La prueba de la rubéola detecta y mide en sangre los anticuerpos que el sistema inmune del organismo produce en respuesta a la infección por el virus de la rubéola.

Existen dos tipos de anticuerpos frente a la rubéola: IgM e IgG.

Un análisis de sangre para detectar la rubéola detecta anticuerpos producidos por el sistema inmunitario para ayudar a destruir el virus de la rubéola. Estos anticuerpos permanecen en el torrente sanguíneo por años. La presencia de ciertos anticuerpos significa una infección reciente, una infección pasada, o que usted ha sido vacunado contra la enfermedad.

El médico suele solicitar la prueba de la rubeola para poder vacunar a la futura madre en caso de no estar inmunizada, y evitar así la infección fetal.

PRUEBAS PARA DETECCIÓN DE ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL:

VDRL:

Este examen se utiliza para diagnosticar la sífilis. La bacteria que causa la sífilis se llama Treponema pallidum.

Su médico puede indicarle este examen si usted tiene signos y síntomas de una enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Las pruebas de detección para sífilis son una parte rutinaria del cuidado prenatal durante el embarazo.

Este examen es similar al de reagina plasmática rápida (RPR), que es un examen más reciente para la detección de sífilis.

HIV:

Se les debe hacer la prueba de detección del VIH a todas las mujeres que programan salir embarazadas para que puedan comenzar el tratamiento si fueran VIH positivas. Si una mujer recibe tratamiento contra el VIH desde principios del embarazo, el riesgo de que le transmita el VIH al bebé puede ser muy bajo. Las pruebas del VIH en las mujeres embarazadas y el tratamiento de aquellas que están infectadas han llevado a una gran reducción en la cantidad de niños que contraen la infección por el VIH de sus madres.

El tratamiento es más eficaz para prevenir la transmisión del VIH al bebé si se inicia lo antes posible durante el embarazo. Sin embargo, comenzar el tratamiento preventivo, aunque sea durante el trabajo de parto o poco después del nacimiento del bebé, proporciona importantes beneficios de salud.

HEPATITIS B:

Antígeno de superficie, para detectar pacientes portadoras y prevenir el contagio del recién nacido, mediante la administración de la vacuna.

HEPATITIS C:

La hepatitis es un tipo de enfermedad del hígado. Las causas más comunes de la hepatitis son los virus de hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C.

El virus de la hepatitis C se transmite por la sangre u otros líquidos corporales infectados, y no existe vacuna para la hepatitis C.

Una madre con hepatitis C puede transmitir el virus a su hijo durante el parto.

Un simple examen de sangre puede mostrar si ha sido infectado por el virus de la hepatitis C en el pasado. Si el examen resulta positivo, su médico hará un segundo examen de sangre para ver si el virus todavía está en su sangre.

La prueba de hepatitis incluye análisis de anticuerpos y antígenos de la hepatitis. Los anticuerpos son proteínas que el sistema inmunitario produce para combatir infecciones. Los antígenos son sustancias que causan una respuesta inmunitaria. Los antígenos y los anticuerpos pueden detectarse antes de que aparezcan los síntomas.

HERPES GENITAL:

El herpes es una infección de la piel causada por el virus del herpes simple, conocido como VHS. El VHS causa ampollas o llagas dolorosas en diferentes partes del cuerpo. Hay dos tipos principales de VHS:

VHS-1, que generalmente causa ampollas o llagas alrededor de la boca (herpes labial).

VHS-2, que generalmente causa ampollas o llagas en la región genital (herpes genital).

El herpes se transmite a través del contacto directo con las llagas. El VHS-2 generalmente se transmite a través del sexo vaginal, oral o anal. A veces, el herpes se puede transmitir, aunque no haya llagas visibles.

El herpes también puede ser peligroso para el feto. Una madre con herpes le puede pasar la infección el bebé durante el parto. Una infección de herpes puede poner en peligro la vida del bebé.

La prueba de VHS busca la presencia del virus en el cuerpo.

CHLAMYDIA Y GONORREA:

En algunos países, y en ocasiones específicas se recomienda ofrecer las pruebas para detectar Chlamydia y Gonorrea en pacientes menores de 25 años, con el fin reducir riesgo de parto prematuro, ruptura prematura de membrana (RPM) y bajo peso.

Loading...