insuficiencia renal

Insuficiencia renal | Largas Vidas | Cap 2

Imprimir Post
La insuficiencia renal es cualquier trastorno que implica un deterioro funcional y estructural de los riñones, conlleva una disminución en la taza de filtración glomerular (que es el proceso por el cual los riñones filtran la sangre) que persiste durante un mínimo de tres meses.

De ahí en adelante se puede clasificar ese daño de la alteración en la función del riñón, como un daño crónico.Dr. Alberto Flores

Antes de los tres meses caería en el rango de un fallo renal agudo que tiene una diferencia fundamental y abismal, porque todo fallo renal agudo es potencialmente reversible, mientras que el fallo crónico que persiste por más de tres meses es un fallo potencialmente irreversible y progresivo.

CAUSAS QUE ORIGINAN LA INSUFICIENCIA RENAL 

Se debe a un grupo muy heterogéneo de alteraciones patológicas que conlleva a un trastorno estructural o funcional del riñón, y a la larga terminarán deteriorando totalmente la función del riñón.

Son alteraciones muy variadas desde procesos infecciosos a repetición de vías urinarias, diabetes, hipertensión arterial, enfermedades hereditarias, como los riñones poliquísticos, o sea, son múltiples las causas que pueden deteriorar el riñón de diferentes etiologías y no necesariamente relacionadas primariamente con enfermedades del riñón.

Te puede interesar | Pancreas y sus funciones

¿ES CONGÉNITO?

La gran mayoría de enfermedades renales crónicas que se tratan diariamente son adquiridas, aunque también hay causas que son congénita.  Hay dos grandes enfermedades que son las dos patologías más frecuentes de enfermedad renal crónica en la vida adulta: las diabetes mellitus y la hipertensión arterial.  

Todos los pacientes que padecen esta enfermedad obedecen en un 70 a 75% a una de estas dos patologías.

¿CUÁL ES LA FRECUENCIA Y CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?
Esta patología se está considerando como una epidemia mundial, es decir que cada vez hay más casos, es un problema muy serio.

En la vida adulta de más de 40 años existe entre un 11 a 13 % de la población mundial que tiene algún grado de enfermedad renal y la gran mayoría lo desconoce. La enfermedad tiene varios estadios clínicos los cuales son totalmente imperceptibles inicialmente.

Los médicos no nefrólogos, ya sean endocrinólogos, internistas, cardiólogos que manejan los pacientes hipertensos y diabéticos, deben tener muy pendiente que hay que hacer screening de función renal periódicamente, pues se les dañan los riñones a los pacientes prácticamente de manera imperceptibles y cuando se dan cuenta ya la enfermedad está avanzada.

Tiene el problema en orden de frecuencia diabetes primero e hipertensión después; y también el envejecimiento que disminuye las funciones vitales, el riñón propiamente dicho va sufriendo un deterioro con los años progresivo e inevitable, la función renal se va achicando.

En la medida en que la expectativa de vida de los seres humanos ha aumentado, en esa misma medida esta enfermedad se ha hecho más frecuente.

¿UN PACIENTE QUE NO PADECE LAS ENFERMEDADES ANTERIORMENTE SEÑALADAS, Y SUFRE INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA, CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE VA A PRESENTAR?
En estadios tempranos ningún paciente con esta enfermedad tiene síntomas. Muchas veces pueden presentar algunos síntomas incipientes que son mal interpretados por los pacientes, por ejemplo, una de las primeras capacidades funcionales que pierde el riñón es concentrar la orina, por lo que el paciente se levanta de noche una, dos, o tres veces, cosa que nunca hacía, y no se da cuenta que el riñón le está avisando y enviando un mensaje de que lo cuide.

Otras veces llegan por anemia, porque el riñón es un órgano muy complejo, el riñón y el hígado desde mi óptica son los dos órganos más importantes, porque el riñón tiene muchas funciones: te controla el metabolismo del agua, el metabolismo de los electrolitos, el metabolismo ácido en base a la cantidad de acidez o no que tenga el organismo, tiene funciones hormonales, segrega una hormona que se llama eritropoyetina y es la responsable de la producción diaria de glóbulos rojos en el organismo, ya que cuando el riñón la libera va a la médula ósea estimulando la producción diaria de glóbulos rojos que tienen una vida media de 120 días.

Diariamente se nos destruyen centenares de miles de glóbulos rojos al llegar su vida media a su final y debemos tener una producción diaria similar o mayor a la perdida para mantenernos estables.

El paciente renal crónico poco a poco disminuye la producción de esa hormona y se da cuenta que tiene una anemia severa, pero es por una deficiencia de esto. Además de lo mencionado, el riñón regula el metabolismo de la vitamina D, trastorno fósforo, calcio. Son muchas funciones que el riñón necesariamente tiene que mantenerse haciendo para que el organismo humano se encuentre en armonía.

SI FALLA UNA FUNCIÓN EN ESPECÍFICO, ¿LAS DEMÁS PUEDEN SEGUIR FUNCIONANDO CORRECTAMENTE?
No, en la medida que el riñón va disminuyendo sus funciones, todas las demás se van alterando, pero el problema mayor es que en estadio iniciales todas esas cosas pasan de manera muy solapada, sin dar síntomas clínicos al paciente, y se pueden confundir. La mayoría de ellos o tienen hipertensión por enfermedad de base o desarrolla hipertensión en el camino, pero no se investiga, se maneja como hipertenso y le ponen su medicamento antihipertensivo y no se preocupan por más nada.

El mejor tratamiento para esta enfermedad, primero es tratar de prevenir que se desarrolle, ¿cómo? Si tiene cualquier enfermedad de base (hipertensión y diabetes que son las más frecuentes) que podría potencialmente complicarse con una enfermedad renal crónica, se debe monitorear la función renal, controlando estrictamente esa enfermedad.

Por eso en el caso de la diabetes, el endocrinólogo o médico internista debe chequear de manera estricta el control metabólico para que la posibilidad de que desarrolle posteriormente enfermedad renal sea menor, de igual manera que en los hipertensos.

Como es una enfermedad crónica y lentamente progresiva, el éxito del tratamiento consiste en detectarlo temprano, tomando medidas para detener su progresión y avance lo más lenta posible, haciendo medicina preventiva, primaria o secundaria.

¿CUÁL ES LA DIETA DE LAS PERSONAS QUE SUFREN DE INSUFICIENCIA RENAL?
La dieta depende del estadio de la enfermedad que tenga el paciente al momento de conocerlo y evaluarlo.

La dieta ideal en un estadio temprano es la dieta de la enfermedad de base, de un paciente diabético, hipertenso, con cualquier enfermedad glomerular poliquística o cualquier causa de enfermedad renal crónica. Un diabético que no lleve una dieta adecuada evolucionará en una descompensación y como consecuencia tendrá una insuficiencia renal.

Entonces lo ideal es primero la dieta de la enfermedad de base que sea estricta, una vez comienza a deteriorar la función renal, la dieta es dirigida a disminuir la ingestión de proteínas (dieta hipoproteica), baja en sal, una dieta en la que deben restringirse de manera importante todos los alimentos que puedan aumentar el potasio en la sangre, porque el paciente con enfermedad avanzada tiene un gran enemigo que desconoce totalmente, el potasio.

El potasio se controla y se regula absolutamente por el riñón. El potasio es el elemento más común dentro de la célula de todo el organismo humano, pero en el espacio extracelular quien tiene la concentración del potasio es el riñón; cuando el riñón se daña se pierde esa regulación y la tendencia del paciente va hacer a retener el potasio y cuando el potasio se eleva en la circulación es catastrófico, porque no da síntomas clínicos, ni dolor, ni molestia; lo que da es arritmia cardíaca, bloqueo cardíaco, muerte súbita, entonces es un enemigo peligroso.

La dieta debe ir dirigida, número uno a restringir proteínas, luego la sal; si se necesita restringir el agua (eso va a depender del estadio de la enfermedad), porque cuando tienes estadio temprano no vas a retener líquido y no necesariamente hay que restringirlo mucho, pero en estadios avanzados si hay que restringir el líquido y también limitar la ingesta de potasio.

Todo eso se logra con algo bastante fácil y a la vez difícil, cambio del hábito de la alimentación, que en la práctica no es tan fácil, ya que cuando se tiene 40 años con hábitos de alimentación inadecuados, modificarlo en dos días es bastante difícil, entonces se necesita la colaboración del paciente, de la familia para entender que es una necesidad y que no hay transgresión de la dieta.

¿QUÉ PUEDE ESPERAR EL PACIENTE CUANDO LA ENFERMEDAD ESTÁ EN ESTADIOS AVANZADOS CON TRATAMIENTO DE DIÁLISIS O TRASPLANTE?
Es relativo y depende totalmente de su desarrollo económico y mental. Es una enfermedad debilitante, no es invalidante; no es incapacitante. El paciente renal crónico que está sometido a diálisis, hemodiálisis o peritoneal puede tener una calidad de vida adecuada.

Pacientes con diálisis crónica pueden trabajar. El paciente debe asimilarlo ya que requiere una dieta estricta, una adherencia a los tratamientos y disciplina. Es una enfermedad muy costosa, tanto los tratamientos de sustitución renal sean diálisis o peritoneal, como los medicamentos.

En el país hay medicamentos muy éticos, de marca, pero también hay otros más económicos que son los que los pacientes de bajos recursos pueden comprar y que no siempre le va bien; muchas veces sin la posibilidad económica de poder seguir el tratamiento con las dosis que se le pone y sin poder llevar una dieta adecuada, ya que comen lo que cocinan en la casa; siendo estos problemas complejos, y por eso en este país se puede ver que no todos los pacientes van igual, teniendo más mortalidad que en otros países, y es por eso el tabú de que es una enfermedad terminal, catastrófica; pero no es una enfermedad que va a limitar la vida del paciente necesariamente.

¿LOS PACIENTES TRASPLANTADOS TIENEN LA OPORTUNIDAD DE TENER UNA VIDA DE CALIDAD?
En el estadio final, se le llama terminal por el riñón, no por el paciente.

El estadio 5 de la enfermedad desde el punto de vista médico, el tratamiento ideal es el trasplante renal. La diálisis, hemodiálisis o peritoneal son tratamientos sustitutivos de la función renal, pero no dan la calidad de vida que el trasplante.

Un trasplante renal es prácticamente volver a nacer, es lo más cercano a la curación, donde el trasplantado del riñón va a hacer una vida totalmente normal, se va a recuperar 100%, prácticamente sin ningún tipo de limitación, solamente con mucha disciplina y adherencia a los tratamientos médicos.

¿CUÁL SERÍA LA RECOMENDACIÓN PARA QUE EL PACIENTE CUIDE SU RIÑÓN?

La recomendación para todos debe ser una vida sana, en la cual se evite todo lo que sean excesos, desde la dieta, ya que es costumbre la alimentación desordenada, que, aunque se está tratando de limitar, ha sido un mal de fondo.

Una vida sana incluye actividad física frecuente, evitar el sedentarismo, una vida libre de exageración en medicación, suplementos que usan en los gimnasios para mantener vitalidad y fortalecer la musculatura, ya que todas esas cosas son potencialmente dañinas.

Otra cosa son las patologías que son naturales del ser humano, una vez tenga cualquier enfermedad debe ponerse en manos de médicos capacitados y no abandonar el tratamiento, no automedicarse, ni siquiera para una infección urinaria. 

 Dr. Alberto Flores

Nefrólogo